CARLOS FELIPA, EL HOMBRE BIÓNICO QUE VOLVIÓ A NACER TRAS UNA EMBOSCADA DE GUERRA.

Nuestro embajador, Carlos Felipa, logró la medalla de plata en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019.

Texto: Steve Romero

CARLOS FELIPA, EL HOMBRE BIÓNICO QUE VOLVIÓ A NACER TRAS UNA EMBOSCADA DE GUERRA.

Los Juegos Parapanamericanos Lima 2019 culminaron la noche de este 1 de setiembre, y al cierre del medallero oficial pudimos observar que los resultados para el Perú fueron más que grandiosos. Hemos sabido reescribir la historia, aquella que indica que en nuestra capital obtuvimos 15 medallas (5 de oro, 3 de plata y 7 de bronce), registrando nuestra mejor participación a lo largo de los 20 años en que ya se celebra la mayor competencia paradeportiva del continente americano.

Entre esas 15 medallas se erigen diferentes historias de superación, ello sin contar todo lo que podríamos describir si narráramos la lucha personal que ha enfrentado cada uno de los 139 paradeportistas que integró esta delegación. De esos nombres, hoy queremos hacer mención honrosa a uno: Carlos Felipa, el hombre de acero.

La preparación física nunca le fue ajena. Como miembro del Ejército Peruano siempre estuvo al servicio de todos, pero como sabemos, tal responsabilidad conllevaba un gran riesgo para su persona. Allá por el 2010, como parte de sus funciones en el VRAEM, fue emboscado por facciones terroristas y la unidad móvil en la que se desplazaba junto a otros comandos fue víctima de explosivos. El saldo final fueron las muertes de efectivos y, en el caso de Felipa, la mutilación de su pierna izquierda y lesiones graves en la derecha.

Carlos Felipa | Juegos Parapanamericanos | Lima 2019 | Inka Challenge

Fotografía: Maykoll Echevarría

Lo que en aquel año pudo ser un golpe duro, con la ayuda de su familia, institución y amigos, Felipa entendió que se trataba de una nueva oportunidad, era como volver a nacer. Y fue así que en el proceso de recuperarse se replanteó objetivos. El Para Atletismo sería su nuevo norte.

Nueve años han pasado desde aquel ataque, pero el tiempo, prosigue su camino. El 2013 nos enteramos que seríamos sede de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos del 2019, para muchos era la oportunidad de sus vidas; demostrar de qué estaban hechos. El excomando, habiendo pasado ya por pruebas de velocidad, finalmente encontró la disciplina que lo acogería, y con la que buscaría la gloria: el lanzamiento de bala.

Su preparación fue vital, y en ella, el destino lo cruzó con Maykoll Echevarría. Este último es entrenador de atletismo en el área de lanzamiento de la Asociación Nacional Paralímpica del Perú y de la Escuela Militar de Chorrillos, dos de los hogares de Felipa.

Maykoll había practicado todos los deportes que podamos imaginar, no obstante, como entrenador tuvo que redefinir conceptos. ¿Cómo trabajas con una persona con discapacidad física? Bueno, las respuestas le llegaron rápidamente. Fue parte del equipo de trabajo de los Parapanamericanos Juveniles Sao Paulo 2017 y los Juegos Olímpicos Río 2016, pero bajo los colores de Venezuela. Con los peruanos la tarea sería rumbo a Lima 2019 y más allá.

 

 

Pero había algo que Echevarría aún no había explorado, se trata del entrenamiento funcional. En Inka Challenge lo desarrolló de manera tan natural que pronto se volvería coach, es como ver la conversión de un alumno en maestro. ¿Recuerdan que hablábamos de cómo el destino cruzó a Maykoll y Carlos? Inka Challenge fue parte de ese camino…

Desde finales del 2017 a inicios del 2019, Carlos asistió a decenas de sesiones en nuestra sede de Surco con el único objetivo de colgarse una medalla de los Juegos que se realizarían en nuestro país, ante centenas de hinchas, siendo observado por televisión nacional como nunca antes. No es por caricaturizar a Carlos, quien de por sí es una persona muy amable y con gran carisma, pero para muchos se volvió un superhéroe.

En alguno de los pasajes vitales de nuestro embajador se acordará del día que conoció al pequeño Christian, un niño con Síndrome de Asperger que llegó hasta nuestros locales de la mano de su madre para intentar conocerlo. Tenía dibujos del paradeportista y hasta le elaboró un trofeo a mano inspirado en el biotipo de Felipa, claro, no dejando de lado el detalle de la prótesis.

Carlos Felipa | Inka Challenge Training

Fotografía: Inka Challenge

Es curioso cómo de un evento que para muchos podía  ser traumático se pudo construir una oportunidad. Christian observaba atónito el entrenamiento de Carlos. Era el rostro de un fanático de los superhéroes tras conocer a Spiderman o Superman, algo imposible de por sí… o al menos a los actores que los interpretan. No obstante, este era un héroe real, peruano, de carne y hueso. Era el sueño cumplido de un niño. ¡Qué gran regalo!

Tantos años de preparación se resumirían en seis intentos lanzando la bala. El 25 de agosto era el Día D para Felipa. Ante cientos de ojos en el Estadio Atlético de la Videna, incluso siendo observado por comandos militares que llegaron hasta San Luis solo por él, se alzó con la presea de plata tras alcanzar la distancia de los 10 metros con 71 centímetros, determinando su victoria ante el colombiano Humberto Armella que registró 50 centímetros menos.

Carlos Felipa fue, tal vez, uno de los paradeportistas que más captó la atención de los medios durante su preparación. Las marcas tampoco le fueron ajenas. Es que se trataba de una persona que siempre emanó coraje, lucha, superación y amor por su país. Hoy por hoy Carlos Felipa no es solo un laureado, es, para muchos, el claro ejemplo de que las piedras en el camino no solo deben ser superadas o ignoradas, quién sabe, incluso hasta podemos cargarlas para construir un nuevo hogar.

Iniciar Sesión